El Lenguaje es el arma más poderosa

Nuestra profesora de Literatura, Camila Aliberti, nos asignó un trabajo el cual consistía en elegir dos opciones y hacer un ensayo a partir de una de ellas. Yo elegí “El lenguaje es el arma más poderosa”.

Si bien el lenguaje se caracteriza por ser parte de nuestro día a día, hay veces que los humanos no solemos pensar cuánto daño nuestro habla podría causar. Este puede transmitir ideas negativas, causar desgracias, e incluso llegar a un punto en el que ya no hay retorno. Deberíamos considerar al lenguaje como poderoso ya que uno nunca sabe acerca del poder de las palabras y que finalidad en verdad tienen.

Para empezar, algo que distingue al ser humano es el poder comunicarse, desarrollar las palabras, conectarse, vincularse o expresarse con otras personas. ¿Que sería de nosotros si no pudiéramos comunicarnos? Por esa misma razón, el lenguaje es vital para poder vivir en comunidad y lograr alcanzar la forma de transmitir el habla. El lenguaje también es parte del aprendizaje, es así como nos formamos académicamente.

En primer lugar, es tan importante y valioso considerándose un medio para expresar y difundir pensamientos propios al resto de nuestros pares.  Cada uno se diferencia gracias a esta “herramienta” diría yo teniendo en cuenta como hoy en día escuchamos gente hablar y hablar. Ese mismo “hablar” es el trasmitir de una idea que en muchos casos, trata de advertir a nosotros los humanos acerca de asuntos que podrían afectarnos en un futuro cercano.

Por otra parte, mediante el uso del lenguaje, se pueden difundir ideas negativas y eso hace de este un mal uso ya que se contrapone con la idea de un buen uso que simplemente es, hacer el bien. Por esa misma razón también se lo puede considerar como inestable, ¿Pero es el lenguaje el arma mas poderosa?

Si bien existen armas con un gran poder y finalidad, que es el de cumplir su objetivo que es nada mas ni nada menos que acabar con el enemigo sin embargo, volviendo al tema del lenguaje, esas armas fueron creadas porque una o varias personas transmitieron la idea de crearlas y causar mucho daño. Como dije es totalmente inestable ya que una orden puede llegar a convencer a cualquier persona de causar temor a otra, vivir con miedo. Algo muy simple y tranquilo puede llegar a terminar en algo muy grande y riesgoso. Es así como el mismo lenguaje puede llegar a pérdidas fatales. Solo una simple palabra, idea, frase basta con causar una desgracia.

Como conclusión, no cabe duda que el lenguaje es un arma no solo poderosa, sino también atemorizante. Las palabras van y vienen pero hablamos de algo mucho mas grande, no existe arma mas temerosa, por lo menos en mi caso yo ya se cual es la que va a terminar  de definir de qué estamos hechos.

 

 

Esta entrada fue publicada en 4AC2018, literatura. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *